El plan financiero del franquiciado

Montar una franquicia lavanderia es una opción que está tomando auge en la sociedad actual. En efecto, este tipo de negocio que comienza a implantarse en las ciudades españolas está en plena expansión, con lo que se puede conseguir una alta rentabilidad si se monta una franquicia lavandería con una casa matriz seria y solvente.
Sin embargo, es preciso tener en cuenta que para montar cualquier franquicia es necesario establecer un plan financiero, pues existen gastos relevantes que hay que considerar.
Estos gastos son inherentes a la propia apertura de un negocio y entre ellos destacan las siguientes categorías:

Los gastos de franquiciado. En este punto existen grandes diferencias entre unas casas matriz y otras y pueden llegar a ser gastos relevantes. Siempre es preciso tener en cuenta lo que incluye esta inversión que exigen algunos franquiciadores. Si la inversión realizada incluye el apoyo en todas las etapas de apertura del negocio, formación, apoyo postventa o marketing, por mencionar algunos conceptos, se trata en realidad de una inversión beneficiosa en el corto medio plazo. Hay que considerar que las franquicias de bajo coste no exigen cánones o los exigen muy baratos, pero el apoyo al franquiciado que ofrecen puede ser muy limitado.

Gastos relacionados con el local. Salvo en algunos casos muy concretos, poner en marcha una franquicia implica contar con un local. Por tanto, los gastos relacionados con la adquisición del local o con los pagos de las cuotas de alquiler deben figurar en cualquier plan financiero para montar una franquicia.
Gastos relacionados con la remodelación del local. Es prácticamente seguro que un local que se compre o se alquile para montar una franquicia lavandería o cualquier otro tipo de negocio necesite alguna remodelación. La magnitud de estos gastos depende de la dimensión de la obra que hay que realizar, pues esta puede implicar trabajos de albañilería, de instalación eléctrica o de carpintería, entre otros. También se pueden incluir en este capítulo los gastos relacionados con la adquisición de mobiliario y de objetos decorativos. Si el negocio exige algún equipamiento específico, este puede estar incluido en los gastos de franquiciado, pero en cualquier caso es otro gasto a considerar.

Gastos relacionados con el establecimiento de la empresa. Cuando se monta una franquicia, se establece una relación contractual entre el franquiciado y el franquiciador, en el que se indican todos los compromisos adquiridos por ambas partes. Ello no obsta para que el franquiciado tenga que llevar a cabo, además, todos los trámites necesarios para la creación de una nueva empresa y pagar el importe de todas las tasas administrativas que se requieren.
Por tanto, antes de lanzarse a la interesante aventura de montar una franquicia se impone la realización de un plan financiero detallado para considerar todos los gastos en los que se va a incurrir.

¿Sabe usted cómo abrir una lavandería autoservicio en Barcelona?

Información requerida