Precios de lavandería

Uno de los mayores atractivos para la clientela de las lavanderías autoservicio son sus precios.

La lavadora es uno de los electrodomésticos que más electricidad consume y actualmente, con los precios de la electricidad en niveles de récord, a muchas personas les resulta más rentable llevar a lavar sus prendas a una lavandería autoservicio que poner una lavadora. Otro factor a tener en cuenta a la hora de considerar el ahorro que permiten las lavadoras de una lavandería autoservicio es que su capacidad es más del doble de las lavadoras que tenemos en casa, de modo que por cada lavadora que llenemos en una lavandería autoservicio deberíamos poner dos en nuestro domicilio. La ventaja adicional de llevar a lavar la ropa a un establecimiento con dispositivos de funcionamiento automático es que podemos hacerlo a cualquier hora del día, aprovechando para dejar la ropa lavándose y secándose mientras hacemos la compra, vamos a hacer deporte o estamos tomando el aperitivo en un bar.
No hay que olvidar tampoco la importante ventaja que supone disponer de secadoras de gran capacidad en el mismo establecimiento, pues estos aparatos, al igual que las lavadoras, se caracterizan por su elevado consumo eléctrico. Por otra parte, a aquellas personas que no disponen de secadora en su domicilio o de espacio suficiente para tender la ropa, el hecho de poder llevarse la ropa seca a casa les ahorra muchos problemas. Es un servicio muy demandado también en épocas de lluvias o en zonas de climas húmedos en las que secar la ropa al aire libre puede llegar a convertirse en una misión casi imposible.
El ahorro que permite a sus usuarios una lavanderia autoservicio, en cualquier caso, no se limita a la factura de la luz, sino que se extiende al consumo de agua y al de productos de limpieza. Una lavadora con una capacidad de carga de 7 kilos puede llegar a consumir más de 60 litros de agua en un solo lavado, lo cual, además de costoso, resulta poco ecológico. En cuanto a los productos de limpieza, hay que tener en cuenta que tanto los detergentes como los suavizantes suelen ser bastante costosos y, además, en ocasiones hay que comprar detergentes y suavizantes específicos para las prendas de color, las delicadas, la ropa blanca, etcétera.
Así pues, el ahorro energético y económico que nos permiten las lavanderías autoservicio resulta evidente. Si a esto le añadimos la comodidad de poder dejar nuestras prendas en el establecimiento y recogerlas limpias y secas cuando nos venga bien, entenderemos por qué es un servicio cada vez más demandado en todas las ciudades.

¿Sabe usted cómo abrir una lavandería autoservicio en Madrid?

Información requerida