Preguntas antes de montar una franquicia

Antes de apostar por una lavandería automática como nuestro futuro negocio, debemos hacer un pequeño estudio de mercado que nos permita evaluar la conveniencia de abrir una lavandería en nuestra zona. Para ello podemos fijarnos en aspecto fundamentales tales como la existencia o no de lavanderías próximas. En caso de que haya alguna lavandería en el barrio, podríamos atender al volumen de clientela para saber si sería rentable abrir otra más. También es conveniente analizar sus horarios así como los servicios que ofrecen. De esta forma estaremos mucho mejor preparados a la hora de abrir nuestro negocio. Con respecto a todas las cuestiones técnicas, de imagen, suministros, etcétera, nosotros nos encargaremos de ofrecerte asesoramiento así como todo el material que necesitas para poder abrir tu lavandería y comenzar a funcionar cuando lo desees.
Algunas personas se aventuran en el negocio de las lavanderías sin contar con experiencia previa en el sector. Muchos simplemente hacen unos rápidos cálculos previos y concluyen que abrir una lavandería es una excelente oportunidad de negocio. Conviene tener claro que las lavanderías automáticas, si bien se encuentran en plena expansión, presentan una serie de peculiaridades que conviene conocer antes de emprender nuestra aventura empresarial.

A pesar de que no requieran de una experiencia previa, contar con conocimientos básicos sobre reparación de electrodomésticos puede resultarnos de gran ayuda. Por otra parte es importante tener claro que este negocio, antes que con las prendas de ropa, tiene que ver con las personas. Se trata, en definitiva, de un negocio consistente en la prestación de un servicio, por lo que si nuestros clientes se sienten satisfechos con el trato que les dispensamos volverán a nuestro establecimiento. Aunque el proceso de lavado y secado es automático, debemos ser puntuales en los horarios de apertura y cierre, así como estar disponibles siempre que nuestros clientes puedan necesitarnos. Por lo tanto, aunque solo pases por la lavandería un par de veces a lo largo de la jornada para asegurarte de que todo marcha correctamente y recoger el dinero de las lavadoras y secadoras, debes mostrarte cercano y amigable a los clientes que encuentres en la lavandería en estas ocasiones.

Puedes preguntarles si todo marcha bien o si necesitan ayuda, o quedarte hablando un rato con algún cliente que esté esperando a recoger sus prendas limpias. De este modo los clientes más en tu lavandería que si nunca te ven allí. Por otra parte, es importante responder a las llamadas de teléfono que puedan hacer y solucionar sus dudas o incidencias de forma rápida y eficaz.
Montar una lavanderia es una apuesta segura. No obstante, conviene informarse bien antes de apostar por este negocio. Para cualquier duda que te surja, puedes contactar con nosotros cuando lo desees.

¿Sabe usted cómo abrir una lavandería autoservicio en Barcelona?

Información requerida