Cómo funciona una lavandería autoservicio

Comprueba lo cómodo que es utilizar una lavanderia autoservicio

Si no has entrado a observar cómo funciona una lavandería automática que trabaja con elementos de calidad, tal vez aún no sabes lo fácil y práctico que resulta su servicio para sus usuarios. Lo único que tienen que hacer es poner las monedas, seleccionar el programa adecuado y esperar a que las máquinas realicen el trabajo de lavado y desinfección de las prendas, para luego continuar con el programa de secado. Mientras tanto, pueden aprovechar para descansar, conversar, leer e incluso realizar su trabajo, con toda comodidad. Es que el ambiente de una lavandería de este estilo es reposado, perfumado y agradable y, además, te permite llevarte tu colada limpia y seca en muy poco tiempo y por un precio más que conveniente.

La fuerte tendencia a utilizar el servicio de este tipo de lavanderías viene favorecida por los cambios en los hábitos cotidianos, y al hecho de que se ahorra mucho tiempo, trabajo y dinero frente a la opción de lavar la ropa en casa. En efecto, el gasto energético individual de utilizar una secadora es decididamente antieconómico, así que en lugar de ello hay que tender la ropa y esperar, a veces días enteros, a que se seque la colada, para luego verificar que el resultado no es el esperado, ni en limpieza ni en sensación de frescura.

Funcionamiento de una lavandería automática desde el punto de vista del emprendedor

Así como una lavanderia autoservicio resulta realmente eficiente para los usuarios, no es menos interesante para quien desea iniciar un emprendimiento laboral. Un franquiciado de Bloomest, por ejemplo, debe ocuparse de mantener impecables su local, de verificar la existencia de cambio en la máquina de pago de las fichas, de realizar y/o controlar las gestiones administrativas y, además, de abrir y cerrar su negocio. Un negocio que, por otra parte, puede abrir los 365 días del año.

Con un negocio de lavandería automática es posible invertir poco tiempo al día en las actividades propias de la empresa, y de evitar, al menos al principio, la contratación y el costo de disponer de uno o más empleados. Con el transcurso del tiempo, cuando se consolide la gestión del primer local, se podrá pensar en abrir un nuevo negocio en otro punto conveniente y, entonces, se contratará el personal necesario. Con un único local, es suficiente el trabajo individual del emprendedor para que el negocio marche viento en popa.

Durante la jornada, el trabajo de pagar, elegir el programa deseado, poner las máquinas en funcionamiento y retirar la ropa limpia lo realizan los clientes. Gracias a la calidad de las lavadoras y secadoras de Miele, a lo sencillo y económico que resulta utilizar el servicio de Bloomest y a que se beneficia al medio ambiente, ya que se economiza agua y energía, esta franquicia gana cada vez más clientes satisfechos.

¿Sabe usted cómo abrir una lavandería autoservicio en Barcelona?

Información requerida